Bronquiolitis: cómo evitarla

Respiratorias

¿Cómo se puede evitar?

Primero tenemos que saber la forma de contagio. La forma de contagio es por un lado directa, a través de las secreciones por el estornudo o la tos de un niño o de un adulto, con esta afectación.

Tenemos que tener en cuenta, que en el adulto esta infección se manifiesta simplemente por un catarro común, por un enfriamiento común.

Para evitarlo hay que procurar mantener alejados a los niños pequeños de personas adultas con catarro, con procesos de catarros banales o de niños con esta patología.

bronquiolitisHay  otra forma de contagio  que es a través de las manos, el estornudo o la tos. Ese moco contacta con las manos y nosotros si luego tocamos al niño o tocamos objetos que vaya a tocar el niño, en un corto período de tiempo, son contagiosas y pueden transmitir la enfermedad.

De forma muy sencilla, simplemente con un lavado cuidadoso de las manos, podemos evitar este contagio.

Estas medidas de prevención  hay que tenerlas en cuenta sobre todo en niños que presentan factores de riesgo, como son el lactante pequeño, por debajo de los tres meses, aquellos que presentan patología crónica o persistente, sobre todo de tipo cardiopatías, aquellos que han nacido prematuramente o aquellos que viven en ambientes donde los padres son fumadores.

Un aspecto importante de la bronquiolitis en aquellos más pequeños o aquellos que necesitan hospitalización, es la repetición en las próximas semanas o en los próximos meses de procesos similares, que puede ocurrir y que es frecuente que ocurra.

Otro aspecto importante de prevención para aquellos niños con factores de riesgo que ya he mencionado, es la administración durante los meses de invierno e inicio de la primavera, de una sustancia que se administra por vía intramuscular, que es el palivizumab. Son anticuerpos monoclonales humanizados, que sirven para evitar la enfermedad o si ésta aparece, para que se desarrolle de una forma más leve o  más benigna.

Artículos relacionados  Trasplante de pulmón, cuando está indicado

Fuente: Dr. Valentín Alzina, especialista del Departamento de Pediatría de la Clínica Universidad de Navarra

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.