Celos en la pareja, cómo dejar de sentirlos

Mentales

Es un sentimiento de temor, irritación, una sospecha o inquietud ante la posibilidad de que la persona amada nos reste atención y afecto en favor de otra. Este rival puede ser real o imaginario y, generalmente, la persona celosa, proyecta sentimientos de inseguridad, sospecha y furia sobre el ser amado.

Comúnmente, también se denomina así al sentimiento de envidia hacia el éxito de otra persona.

Así mismo, las personas que sufren este sentimiento tan angustioso suelen tener: baja autoestima, desarrollan patrones afectivos inadecuados e insanos, padecen una necesidad persistente de aprobación, así como un sentimiento de inferioridad casi constante. Continuamente se comparan con personas del mismo género y es muy probable que hayan sufrido pérdidas afectivas en la infancia.

Aun existiendo estas características generales, hay una diferencia sustancial si comparamos a  hombres y mujeres celosas y celosos:

Ambos sienten celos, siendo la naturaleza de estos la misma. No obstante, en los hombres este sentimiento se manifiesta por el miedo a que su pareja mantenga relaciones sexuales con otra persona, es decir, por norma, temen la infidelidad sexual.

En las mujeres generalmente es diferente. En este caso, el temor se expresa ante la posibilidad de que su pareja dedique más tiempo, atención, cariño, cuidado,… a otra persona que no sea ella. No temen tanto la relación sexual en sí, aunque también, pero la infidelidad emocional cobra más importancia.

Por supuesto, estamos hablando de reglas generales y caben todo tipo de excepciones…

Pero: ¿de dónde vienen los celos?

Desde la Psicología Evolutiva se explica cómo los celos son ese sentimiento que posibilita la creación de una relación monógama, en la que exista una fidelidad de calidad. Así, los celos actuarían como un mecanismo de defensa de esta clase de relación, protegiéndola de posibles intromisiones que pudieran ponerla en peligro.

Artículos relacionados  Un simple gesto para actuar sobre nuestra voluntad

El problema viene cuando este mecanismo de defensa sobrepasa los límites normales. Cuando este mecanismo es excesivo, justo estamos poniendo en riesgo lo que intentamos defender con uñas y dientes: la estabilidad de la pareja. Si actuamos de esta forma, impedimos que los celos cumplan la función para la que evolutivamente han sido diseñados.

Los celos irracionales excesivos constituyen una patología fuertemente autodestructiva y pueden manifestarse indistintamente en hombres o mujeres.

La persona que padece esta enfermedad “vive” en un estado de infelicidad, en función de sus miedos y sospechas de engaño. Muchas veces estos temores son infundados y prácticamente no acepta otra condición de verdad que no sean las evidencias que confirman su inseguridad en la relación.

Los celos mal llevados al extremo son causantes de mucha angustia y pueden provocar daño en el ser amado objeto de esos celos. De hecho, este sentimiento tan extremista está muy presente en la mayoría de los casos de violencia de género.

Estos niveles excesivos de celos deben ser tratados por un especialista.

Entonces, ¿Cómo no sentir celos?

Primero, deberíamos hablar de cómo prevenirlos. De este modo, tratemos de fomentar en los más pequeños un aprendizaje sobre los valores de tolerancia,  respeto y el reconocimiento de los derechos del otro.

-. Trata de reflexionar y plantéate preguntas como: ¿Tengo razones para sentir celos?, ¿Qué me hace sentir celos y por qué?, ¿Por qué mi pareja está a mi lado?,….

-. No olvides que tú eres quien ha elegido a tu pareja, del mismo modo que tu pareja te ha elegido a ti. Por ello debes sentirte orgulloso u orgullosa, eres la persona electa.

Artículos relacionados  ¿Cómo alcanzar una personalidad madura?

-. Trata de recuperar la confianza en la relación de pareja y en ti mismo/a. Reconoce el espacio vital que toda pareja debe tener y que no debe ser invadido por el otro.

-. Fortalece el dialogo y la comunicación.

-. Nunca olvides que te quiere a ti tal y como eres. Así que deja de compararte con los demás!

-. Si te asaltan las dudas, trata de calmarte y vuelve a plantearte las preguntas citadas anteriormente.

-. Una vez desarrollados los celos, la terapia psicológica puede ser muy útil. Es conveniente descartar cualquier otra patología y dedicarle el tratamiento adecuado si esta existiera.

“Los celos son siempre el instrumento certero que destruye la libertad interior y elimina en la compañía toda la felicidad posible” Gregorio Marañón (1887-1960) Médico y escrito español.

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

1 comentario sobre «Celos en la pareja, cómo dejar de sentirlos»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.