Celos entre hermanos?

Los celos son sentimientos normales que se generan cuando tenemos miedo a perder el afecto y atención de las figuras de apego

Rate this post

En los más pequeños estos sentimientos se desarrollan cuando llega el primer hermanito o hermanita, pero a su vez, estos mismos sentimientos irán desapareciendo cuando se den cuenta de que lo que tanto temen no llega a ocurrir y que, realmente, el hermano pequeño no le va a quitar a sus padres. Tan solo están compartiendo atención y cariño.

Es importante tener paciencia y esperar a que ellos se den cuenta de que, efectivamente, no hay nada que temer.

Algunos consejos para tratar de evitar estos sentimientos:

-. Intentar fomentar el dialogo y evitar la regañina cuando hacen cosas mal.

-. Procurar comprender el proceso de adaptación a la nueva situación familiar y tratarles con cariño pero sin olvidar que no debemos ceder ante todas sus peticiones, tenemos que ser firmes en las decisiones que tomamos.

Los niños son muy listos y en seguida aprenden a sacar provecho de la situación chantajeando a los mayores.

-. Tenemos que reír las gracias de ambos hermanos.

-. Tratar de emplear más premios afectivos y estímulos positivos que castigos y amenazas.

-. Una buena práctica para tratar de conseguir el punto anterior: pasar más tiempo jugando con los hijos mayores. Ellos se van a sentir recompensados porque lo que precisamente quieren y necesitan en estos momentos es que compartamos tiempo con ellos y, además, de esta forma, evitamos los estímulos materiales.

-. Debemos dedicar un momento del día en exclusiva para el hermano mayor.

-. Evitar la comparación entre hermanos. Este punto es muy importante. Los padres deben valorar las diferencias entre los hermanos. Cada niño es un mundo y deben intentar tratarlos como iguales, a la par que tratan de impulsar las fortalezas de cada uno de ellos, comprendiendo las desigualdades entre ambos. Los padres tienen ser conscientes de que no se puede educar a todos de la misma forma, ya que entre uno y otro cambian muchas cosas.

-. Pretender involucrar a todos los miembros de la familia ante la llegada del hermanito. Procurar que el hermano mayor se implique en el cuidado del más pequeño, para promover su responsabilidad.

-. Fomentar una vida familiar saludable, reforzando la autoestima de los más pequeños, valorando las cosas que ellos hacen bien,  compartiendo momentos, juegos, promoviendo el dialogo entre todos los miembros de la familia,…

-. Recordar a los hermanos mayores cómo eran ellos de pequeños, las cosas que hacían. Tratar de hacerles entender que ellos también han pasado por esa etapa, que hacían las mismas cosas, que mamá también les cambiaba los pañales, les daba pecho,…

La tarea de ser padres es apasionante y complicada. Vamos a intentar educar a los más pequeños enseñándoles a valerse por sí mismos, templando sus emociones y recordando que aprenden más de lo que hacemos que de lo que decimos.

No olvidemos que el mejor regalo que podemos hacerles, es dedicarles un poco de tiempo cada día.

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Leave a Reply

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Type to Search

See all results