Cinco pequeños consejos para gestionar el estres

Mentales

Algunas personas gritan, se enfadan, golpean a una pared,… pero esa no es la solución.

A continuación os daré unos pequeños consejos para poder gestionar una situación de estrés. Es importante tener en cuenta que ante un problema o trastorno serio debemos acudir a un profesional adecuado.

-. Busca apoyo: Intenta buscar ayuda en las personas a las que les importa tu bienestar. Seguro que tienes seres queridos a tu alrededor en los que poder confiar y que pueden ayudarte a encontrar soluciones o simplemente estarán encantados de poder escucharte,…

-. Intenta mantener el control: Es muy fácil perder el control en momentos de estrés, en situaciones en las que te encuentres enfadado, triste,…

En estos casos es importante reconocer nuestros sentimientos, expresarlos y canalizarlos de la mejor manera posible.

Por ejemplo si te encuentras nervioso o enfadado, reconoce esas emociones, exprésalas “estoy tan nervioso,…” e intenta canalizarlas, por ejemplo, saliendo a dar un paseo, practicando una actividad deportiva, realizando algún ejercicio de relajación o respiración, escuchando música,….

-. No te culpes o te castigues: En muchas ocasiones de nervios, enfado o estrés, la pagamos con nosotros mismos y esa no es la solución. No te castigues. Como hemos dicho anteriormente, busca apoyo en las personas que te rodean,…

-. Vamos a intentar solucionar el problema: Una vez que nos hemos desahogado, que hemos  reconocido y canalizado nuestras emociones, que estamos calmados, llega el momento de analizar el problema en cuestión para poder encontrar soluciones.

Es posible que no podamos solucionarlo de una sola vez, no pasa nada. En este caso, nos iremos planteando pequeñas etapas para poder llegar a la meta…

Artículos relacionados  Como gestionar y resolver los conflictos

-. Pensamiento positivo: Es muy probable que esa situación de estrés sea temporal. En cuanto seas capaz de ir solucionando ese problema, seguro que esa sensación de estrés va a ir disminuyendo.

¡Recuerda que la felicidad y el bienestar son una actitud! El poder despertar cada mañana a un nuevo día, en un cuerpo sano, rodeado de un montón de maravillosas personas que te quieren, poder disfrutar de la luz y el calor del sol, tener alimento que llevarte a la boca, optar al conjunto de oportunidades que te brinda el día a día, tener la capacidad de sentir, de reír, de llorar, de amar, de disfrutar de lo esencial de la vida… es un verdadero regalo, que no se te olvide!

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.