Comer frutas oxidadas disminuye el aporte de vitaminas en el organismo

Nutrición

Las frutas oxidadas son aquellas que se tornan de color más oscuro una vez cortadas, esto es producto del contacto o exposición al medio ambiente. Este aspecto que adquieren a partir de ahora, no significa que el alimento esté dañado completamente o que vaya a perjudicar nuestro sistema digestivo. Sin embargo, la reacción de los nutrientes y componentes vitamínicos que contiene disminuyen, y no generan mayor aporte a nuestro organismo.

Proceso y detalles

El proceso de oxidación comienza una vez que la pulpa de la fruta, comienza a estar expuesta de manera directa con el oxígeno, ya sea luego de haber cortado, mordido o partido el fruto. Consiste además en la alteración de las moléculas propias del alimento, las cuales comienzan a acelerar el proceso de oxidación hasta llegar finalmente a la descomposición.

En otras palabras, al cortar una fruta se rompe el compuesto de manera que se altera el aspecto físico de la misma, cambia el sabor y los átomos sufren ciertos cambios en cuanto a su actividad funcional. Esto quiere decir que, el aporte vitamínico inicial del fruto se debilita y ya no genera el mismo valor nutritivo dentro de nuestro organismo.

Al momento de comer algún fruto que haya iniciado o atraviese su proceso de oxidación, es necesario tomar en cuenta ciertos aspectos, entre ellos:

  1. Los compuestos nutritivos del fruto, son más propensos a dañar nuestro organismo, aunque aún no está científicamente comprobado. Se recomiendo ingerir una cantidad considerable de antioxidantes para contrarrestar este efecto.
  2. Las vitaminas también se oxidan. El aporte de los nutrientes de la fruta oxidada  disminuye su eficacia y nivel nutricional en nuestro organismo si la ingerimos una vez iniciado el proceso de oxidación.
  3. El sabor del alimento se altera. En algunos casos, puede tornarse más amargo o ácido en comparación con su sabor original.
  4. Si la fruta contiene Vitamina C, al hacer contacto con el medio ambiente automáticamente se transforma en una molécula inactiva, es decir, no produce ningún aporte a nuestro organismo.
  5. La pulpa del alimento adquiere un tono más oscuro, se tiñe de un color marrón, ocasionado por la exposición al medio ambiente.

Tips para evitar la oxidación de las frutas

  • Es recomendable que, al momento de cortar la fruta, se ingiera en su totalidad. Esto evita que se exponga mucho tiempo al contacto con la atmósfera y se conserva la frescura de la misma.
  • Los frutos que contienen ácido cítrico (como la naranja y el limón), no se oxidan. Añadir algunas gotas de zumo cítrico a frutas retrasa el proceso de oxidación.
  • Una vez cortado el alimento, se debe almacenar en recipientes o bolsas de plástico, para evitar el contacto directo con el ambiente.
  • Refrigerar los alimentos luego de partirlos.
  • Otra opción, es cocinar las frutas. Una vez expuestas al calor térmico se prolonga el proceso de descomposición.
Artículos relacionados  La merienda saludable

Entre las frutas que tienden a oxidarse con mayor rapidez destacan el aguacate, la manzana, el cambur, las fresas, las frambuesas y el plátano.

Si bien es cierto que no ocasiona directamente algún daño a nuestro organismo, se recomienda aplicar ciertos métodos de preservación para frenar el proceso de oxidación o por el contrario, no consumirlas en ese estado.

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.