¿Cómo conseguir una alimentación saludable?

Nutrición

 El origen de la mayoría de las enfermedades se encuentra en hábitos alimenticios distorsionados. El consumo descontrolado de grasas, de la denominada comida chatarra y alimentos cargados de preservantes van mermando la salud. El nuevo reto para una vida sana debe ser conseguir una alimentación saludable.

Cada comestible que se ingiere tiene la particularidad de deteriorar o beneficiar una parte de los sistemas corporales. Las tres patologías más comunes que se desglosan de una alimentación deficiente: diabetes, hipertensión y obesidad.  Lo alarmante es que cada vez más se presentan en personas jóvenes. Este grupo etario es el que peor se alimenta, por el rápido y estresante estilo de vida que lleva.

¿Qué es comer saludable?

Las distintas especies animales que habitan en el planeta, no consumen nada que pueda atentar contra su vida. Actitud inexistente en el humano que bombardea su cuerpo con nocivos comestibles. Comer saludable implica una balanceada selección de grupos alimenticios en cada plato que se va a ingerir. Haciendo énfasis en los productos orgánicos, frutas y vegetales, proteínas, carbohidratos no procesados etc.

 Lamentablemente el humano cada vez es menos selectivo con aquello que ingiere. La forma de garantizar una buena ingesta de nutrientes al cuerpo es sabiendo decir no a ciertos víveres.  Entre estos:

Grasas saturadas y carbohidratos procesados: son de origen animal sobre todo de la piel de muchos de ellos como el pollo por ejemplo. También se encuentran en el aceite de coco y palma. Se metabolizan como colesterol LDL o negativo, precursor de la arterioesclerosis.  Deterioran el sistema cardiovascular por su acumulación dentro de los vasos sanguíneos, impidiendo la normal circulación sanguínea.

Artículos relacionados  Alimentación ideal para pacientes anémicos

Embutidos, carnes ahumadas, enlatados: Son alimentos que dentro de su proceso de elaboración incorporan altos niveles de sodio. Además de muchos preservantes de elevada acción cancerígena.

Bebidas gaseosas: estos líquidos tienen niveles impresionantemente altos de azucares, que en su consumo diario deterioran rápidamente la salud.

Selección de una buena dieta.

El consejo de oro a la hora de seleccionar una dieta saludable es asistir con un nutriólogo y un médico. Esta dupla sabrá de acuerdo a la historia clínica del paciente y su nivel de actividad física el tipo de alimentación adecuada.  En términos generales la selección de una buena dieta se hará siguiendo los patrones establecidos de la cantidad de calorías por día.

Adicional a la cantidad de calorías diarias, también está el hecho de preferir alimentos naturales como frutas, hortalizas y verduras.  Los horarios en los cuales se va a consumir un determinado alimento son también fundamentales evitando el carbohidrato en las noches.

Conseguir una amplia gama de ingredientes saludables permitirá no caer en el aburrimiento y la rutina. Las proporciones de cada porción deben ser bien cuidadas, y distribuidas en al menos 5 comidas diarias.

La ingesta de agua en acompañamiento de esta rutina alimentaria es básica, pues será el complemento perfecto para una buena salud. Lo indiscutible será decirle adiós a todo tipo de dulces y pasteles prefabricados y cargados de azúcar refinada.

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.