Crisis económica: cómo afecta a nuestra salud

Mentales

 

Un  sentimiento de inutilidad y probablemente un empeoramiento de la sintomatología de ansiedad y fundamentalmente de angustia, que puede ser presentada como sintomatología somática, es decir dolores de cabeza, dolores de espalda, nauseas, vómitos, mareos, alteraciones del sueño, alteraciones del apetito, etc.

Los cuadros depresivo, también se complican y además de la tristeza y el desanimo, muchas veces aparecen sentimientos de vacio afectivo, sentimientos de desesperanza y sentimientos de que no van a poder soportar la situación actual e incluso llegando en casos extremos a tener ideas de muerte.

Es verdad que la situación es complicada,pero hay que ser positivos, hay que ver el vaso medio lleno y no medio vacío, hay que ser constantes en nuestro trabajo diario, hay que ser aplicados y hay que respetar aquellas reglas de salud normales, es decir llevar una buena alimentación, descansar los periodos de tiempo necesarios, realizar actividades lúdicas.

Desde el punto de vista a veces psicofarmacológico también pueden ser estas personas ayudadas, con psicofármacos tipo antidepresivos o ansiolíticos, aunque no son del todo recomendable.

Lo que sería más recomendable en estas situaciones es ayudarles mediante medidas psicoterapéuticas de apoyo o técnicas de relajación, para que pudieran ir de alguna forma, adaptándose a la nueva situación que les toca desgraciadamente vivir en estos momentos.

Fuente: Doctor Adrián Cano, Especialista del Depatamento de Psiquiatría de la Clínica Universidad de Navarra

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin
Artículos relacionados  Nuestro cerebro durante el sueño

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.