Darnos a conocer, las autorrevelaciones

Mentales

Dentro del comportamiento asertivo, se incluye el hecho de ser capaces de hablar de nosotros mismos, de cómo vivimos, de quiénes somos, qué hacemos y cuáles son nuestros objetivos en la vida. La dificultad para comunicar acerca de nuestros propios sentimientos puede deberse a unas pautas de educación muy rígidas. También puede ser debido a frustraciones en nuestro trato con otras personas que nos llevan a sentir ansiedad en ciertas situaciones. Y sería esta ansiedad la que nos llevaría a inhibir nuestra espontaneidad y hacer que nos resulte complicado comunicarnos,

Las autorrevelaciones se basan en comunicar, de la forma más acertada posible, datos acerca de nuestra vida, de cómo pensamos y sentimos, de cómo vivimos y nos relacionamos con los demás, de nuestros problemas, ilusiones y proyectos, en definitiva de nuestro estilo de vida.

Por norma, los seres humanos estamos mucho más interesados en nosotros mismos que en nuestros semejantes. Pero, los demás también quieren tener información acerca de nosotros, de nuestros pensamientos, intereses, de nuestra forma de ser, de nuestro trabajo, de nuestras aficiones,… Y lo que es más importante aún: necesitan y quieren saber qué pensamos de ellos, que sentimos con respecto a ellos.

Generalmente, en las conversaciones que mantenemos con los demás, llega un momento en el que es adecuado mostrar, al menos en cierto grado,  lo que pensamos, lo que sentimos. Si siempre dejamos que sean los demás los que expresen su punto de vista, si siempre son los demás los que nos revelan datos acerca de su persona y nosotros nunca nos abrimos a los demás, nunca hablamos de nosotros mismos, nuestros interlocutores nos van a catalogar como personas misteriosas, y conforme vaya pasando el tiempo, pensarán que somos personas poco fiables, que tenemos mucho que ocultar,… De esta manera, lo único que estamos haciendo es poner barreras en la comunicación interpersonal, haciendo que los demás se sientan incómodos y  piensen que tenemos poco que aportarles, lo que supondrá que se alejen de nosotros.

Artículos relacionados  La depresión, el auge de esta enfermedad

Por eso, las autorrevelaciones permiten que la conversación sea fluida. Si en una conversación, ante las preguntas de los demás, nos limitamos a contestar con monosílabos (sí/no), estamos cerrando la comunicación y no estamos dejando que esta fluya con naturalidad. En cambio, si ante esas mismas preguntas, respondemos comunicando algo acerca de nosotros mismos, estamos facilitando la conversación, dando pie a nuevas preguntas, dejando que la conversación se vaya dando espontáneamente.

Es importante que en estas autorrevelaciones seamos capaces de expresar lo que verdaderamente sentimos. Si por ejemplo, un amigo nos pide nuestro coche, podemos darle mil explicaciones, andarnos con mil rodeos o simplemente resistirnos a prestárselo inventado cientos de excusas para justificar nuestro comportamiento… En cambio, es mucho más sencillo y convincente reconocer desde un principio que nos molesta dejar el coche, que si lo prestamos lo pasamos mal, lo cual es una razón perfecta para no hacerlo.

Así, dar a conocer nuestros sentimientos suele favorecer la comunicación porque esa tendencia a sintonizar, nos ayuda a que los demás también nos den información acerca de ellos mismos. Esto hace que poco a poco vayamos profundizando más en la conversación, evitando de paso esa creencia irracional de esperar que los demás tengan que ser adivinos para saber cómo nos sentimos, qué pensamos,…

Fuente: Helena Gorostidi Zambrana

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.