ETERNAMENTE GRACIAS MANDELA

Mentales

Hace ya tres años se ha ido un hombre de los que se dan una vez cada siglo como mucho y nos ha dejado para siempre su extraordinario legado… Un ejemplo de vida y personificación de los más altos y cotizados valores humanos.

Conocido en su país como Madiba (título honorífico otorgado por los ancianos del clan de Mandela, también era llamado Tata), por su sangre corría la más extraña de las combinaciones: un “animal político” lleno de poder y de ética al mismo tiempo, además de un indudable espíritu de tenacidad, valentía y persistencia que supo demostrar al mundo que si quieres, puedes llegar a lograr lo imposible…

Supo proteger su sueño hasta el final y, lo que hace unas décadas tan sólo era un sueño idealista y solitario, que no parecía tener grandes posibilidades, terminó convirtiéndose en una transformación histórica sin precedentes en su país.

Mandela formó parte de un grupo que luchaba violentamente por acabar con el  apartheid en su país (Fue líder de Umkhonto we Sizwe, el brazo armado del Congreso Nacional Africano CNA, creado a su vez por el Congreso de Sindicatos Sudafricanos y el Partido Comunista Sudafricano). A los 44 años de edad, acusado de sabotaje y otros cargos relacionados con la subversión, fue condenado a cadena perpetua en la prisión de Robben Island, en Sudáfrica. Allí, durante nueve años estuvo prácticamente aislado del mundo. Tenía prohibido hablar, podía escribir un máximo de dos cartas por año  y sólo recibía una visita de media hora cada seis meses.

Unos años antes de ser encarcelado sufrió la muerte de su hija y estando ya en prisión tuvo que superar la muerte de su primer hijo varón.

Artículos relacionados  Huyendo de los pensamientos negativos

Pero, a pesar de estar encarcelado en una jaula diminuta, trataba de estar física e intelectualmente activo, al 100% y así ganó su primera batalla. En lugar de hundirse realizó una profunda reflexión sobre sus actos y pensamientos, replanteándose la violencia como método para conseguir sus objetivos y urdió una nueva estrategia para encarar su lucha.

Tras noches eternas, días de soledad y silencio y largos minutos repletos de la más profunda de las reflexiones, surgió un Mandela lleno de sabiduría y serenidad. Convencido de que eran los medios pacíficos los que llevarían a Sudáfrica hacia su objetivo, sólo así los negros llegarían a ocupar el lugar que se les había negado… El cambio sería posible por medio de la tolerancia y la negociación.

Tras estar 27 años en prisión, el 11 de Febrero de 1990, por fin, fue dejado en libertad, pero ya para entonces había desplegado toda su labor para contagiar de pacifismo a sus compañeros de presidio… Su palabra estaba ya dotada de una importancia sin parangón. Poco a poco fue convenciendo con sus ideas pacifistas a los miembros del Congreso Nacional Africano, a las minorías blancas,… Fue alcanzando cada vez más popularidad y se convirtió en líder político y espiritual de su país. La legitimidad de su lucha se hizo incuestionable y su fuerza residía en la fuerza de las ideas, derrotando a todos los escepticismos existentes…

Nelson Mandela trabajó con el entonces presidente de Sudáfrica, Frederik Willem de Klerk, liderando su partido en las negociaciones para conseguir una democracia multirracial en Sudáfrica, cosa que consiguió en 1994, con las primeras elecciones democráticas por el sufragio universal. Por su trabajo en conjunto, tanto Mandela como Klerk recibieron el Premio Nobel de la Paz en 1993. Posteriormente Mandela ganó las elecciones y fue presidente de Sudáfrica desde 1994 hasta 1999 (Fue el primer presidente negro en la historia de su nación). Su prioridad estuvo frecuentemente en la reconciliación nacional.

Artículos relacionados  Ansiedad y comida, como controlarlo

Su última aparición pública fue el 11 de julio del 2010 en la final del Campeonato Mundial de fútbol de Sudáfrica 2010, en la que la Selección de España se proclama campeona.

Nelson Rolihlahla Mandela… Madiba… Tata… Indudable y grandiosamente una prueba fehaciente del poder de las ideas, del poder de la palabra, de la grandiosidad de creer en un sueño y protegerlo hasta el final…

Gracias siempre por demostrarnos los niveles de grandeza que puede llegar a alcanzar el ser humano.

Mil gracias eternamente por dejarnos un mundo mejor que el que existía antes de tu maravillosa presencia…

Fuiste luz, prédica, sabiduría, calma, serenidad, valentía, tenacidad, grandeza, persistencia… Y hoy ERES un conjunto de todo eso y mucho más, eres AMOR. Un SER como tú siempre permanecerá vivo en nuestros corazones… Ahora puedes descansar tranquilo, has cumplido tu sueño hasta el final y el mundo entero sin distinción de razas, sin entender las diferencias de color llora tu despedida….

GRACIAS…

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.