Liberando emociones negativas, el llanto

Mentales

¿cuántas veces hemos oído eso de: “llorar es de nenas”?, parece que los hombres debían ser duros y no expresar las emociones que sentían…

Es muy probable que, si te encuentras en una situación en la que el llanto aparece sin que puedas reprimirlo, parte de tu entorno, trate de aplacar esta reacción. Utilizarán expresiones como: “llorar no va a solucionar el problema”, “deja de llorar que te vas a poner fea”, “esa persona no merece tus lágrimas”,… Lógicamente, estas expresiones buscan tu consuelo, pero lejos de conseguir la calma, ejercen justo el efecto contrario porque te sientes incomprendido y frustrado.

Pues bien, sería conveniente abandonar ciertas ideas equivocadas, prejuicios y prohibiciones porque el llanto es beneficioso para nuestra salud!

Cuando lloramos liberamos:

1-      Hormona segregada en situaciones de estrés que se llama adrenalina.

2-      Otra hormona que actúa como neurotransmisor contrarrestando el efecto de la adrenalina, la noradrenalina.

Y el efecto de ambas hormonas tiene como resultado: una sensación de tranquilidad y desahogo en nuestro organismo. Nuestro cuerpo se relaja y podemos llegar a quedarnos dormidos después de ese momento de llanto.

Así que, cuando te encuentres en una situación de tu vida en la que las emociones negativas te sobrepasen y tengas ganas de llorar, no lo reprimas, hazlo. La liberación de estas emociones te ayudará a conseguir bienestar posterior y es un aprendizaje propio sobre cómo dirigirnos emocionalmente.

Tan necesario es expresar las emociones positivas, como las negativas, sólo así gestionaremos correctamente nuestro estado de ánimo. Así que, reírse y llorar es muy sano, ambos son estados emocionales innatos en el ser humano.

Artículos relacionados  Aprendiendo a conectar con los demás, inteligencia social

Pero no trates de llevar esto al extremo:

De la misma forma que no estarías todo el día riendo y reprimiendo la tristeza, o al igual que no te reirías dos veces por el mismo chiste o la misma broma, no te recrees en el llanto. Si algo te hace sentir mal, desahoga esa emoción negativa, llora si es necesario, pero después, no te quedes sumido en ese desaliento y trata de buscar solución a eso que te crea tanto malestar.

No tengas miedo a expresar lo que sientas:

1-    Es necesario que las personas que te rodean y te aprecian, sepan lo que estás sintiendo, lo que pasa por tu cabeza… Sólo así podrán ayudarte, respetarte y comprender tu estado anímico.

2-    La expresión de sentimientos y emociones siempre va a hacer que te sientas mejor. Recuerda que tú no eres responsable de tus emociones, pero sí de lo que haces con ellas.

“Las personas que comparten y expresan sus sentimientos, se adaptan mejor a los cambios”. Rojas Marcos Luís. Psiquiatra e investigador español.

Fuente: Helena Gorostidi Zambrana

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.