Los antibióticos: cuando utilizarlos

Medicina de familia

El origen de los antibióticos fue natural, obtenido a partir de hongos. Si bien en la actualidad no es necesario utilizar organismos vivos y se pueden sintetizar en el laboratorio.

Poseen una característica especial, y es que tienen una toxicidad selectiva para los microorganismos a los que atacan. Es decir, no producirán daño en los microorganismos propios del cuerpo humano, en el que se va a tratar la infección.

Fundamentalmente los antibióticos, se emplean para tratar infecciones bacterianas, aunque algunos grupos pueden ser utilizados para tratar otro tipo de infecciones.

antibioticosEsto significa que no son útiles para infecciones producidas por virus, ni el catarro común, ni el virus de la gripe, ni ninguna otra infección vírica, de hecho pueden conllevar una serie de riesgos si se utilizan en ese sentido.

Los riesgos de utilizar antibióticos en infecciones producidas por virus, incluyen la posibilidad de un aumento de efectos secundarios.

Otro riesgo muy importante, es que los antibióticos pueden hacer daño a algunas de las bacterias presentes en el organismo humano y por lo tanto crear un desequilibrio, por ejemplo a nivel de la flora intestinal o de la flora vaginal, etc. Y producir otras coinfecciones que produzcan daños añadidos.

Si no se utilizan siguiendo las recomendaciones medicas, existe el riesgo de que eliminen algunas bacterias sensibles, pero sin embargo potencien la virulencia de otras bacterias, haciendo que se hagan resistentes al propio antibiótico, de forma que no habría manera de tratar esa infección.

Muchos procesos infecciosos de los que padecemos habitualmente, cursan con fiebre, con síntomas generales… pueden cursar con tos, afectación respiratoria, etc. y sin embargo estar producido por un virus y por tanto, no necesitar antibióticos para su tratamiento.

Artículos relacionados  La Anafilaxia

Será siempre el médico, el que valore la necesidad o no de instaurar un tratamiento antibiótico.

Nunca deben utilizarse para tratar la fiebre, para eso hay otros fármacos como los antitérmicos etc. La presencia de fiebre, no indica tampoco la necesidad de utilizar un antibiótico.

Es importante que evitemos la automedicación y más en el caso del uso de antibióticos.

Por lo que si usted cree que está padeciendo un proceso infeccioso, lleva dos o tres días con fiebre alta, con sintomatología respiratoria o urinaria y cree que puede necesitar tratamiento antibiótico, es preferible que acuda a su médico, para que lo valore y considere la acción de utilizar un antibiótico en su caso.

Fuente: Doctor José Javier Varo, Especialista en Medicina de Familia de la Clínica Universidad de Navarra

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.