Muerte súbita ¿avisa?

La presentación de la muerte súbita, tanto en la población general como en los deportistas profesionales, suele ser siempre del mismo modo, de la misma manera

Rate this post

En ocasiones es la primera y última manifestación y en otras ocasiones es la presencia de síntomas, que predicen de alguna manera alguna alteración a nivel cardiológico.

 

Estos síntomas son:

  • Palpitaciones
  • Dolor precordial
  • Mareos
  • Incluso la pérdida del conocimiento o sincope

Cuando alguno de estos síntomas se presenta en relación con el deporte, debemos de acudir o a un médico o a un cardiólogo especialista, que nos aclare la presencia de estos síntomas.

Como ya es sabido, la presencia de la muerte súbita en los deportistas profesionales, suele guardar relación con alteraciones congénitas.

Pero en la población en general estas alteraciones fundamentalmente, son factores de riesgo como el colesterol, sobrepeso, hipertensión arterial, diabetes, etc.…

Es decir que la población en general, siempre que se produzca la muerte súbita estará condicionada por la presencia de estos factores, lo cual indica que es muy importante el conocimiento de su presencia.

Tiene mucho más riesgo u individuo con factores de riesgo, que hace ejercicio de manera aislada, que un individuo con factores de riesgo que hace ejercicio de manera moderada y tiene mucho más riesgo un individuo con factores de riesgo que hace un ejercicio intenso, que un individuo con factores de riesgo que practica ejercicio regular y moderado.

En los últimos años, la presencia de los desfibriladores en lugares de aglomeración pública como los aeropuertos y los campos de futbol, ha salvado vidas de una manera clara y evidente, por la proximidad de esta muerte súbita a los desfibriladores, que acorta mucho el periodo de resucitación.

El mensaje final para la población general sería que la práctica de ejercicio físico, de manera regular y moderada, sería la mejor manera de prevenir la muerte súbita con el conocimiento de sus factores de riesgo.

Fuente: Doctor Calabuig, Especialista en medicina deportiva y cardiólogo de la Clínica Universidad de Navarra.

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Leave a Reply

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Type to Search

See all results