Nos cambia el dolor? como?

El dolor, esa sensación común a todos pero que cada uno vivimos de forma diferente…

Rate this post

No siempre es fácil explicar la experiencia de dolor. Esta depende de factores psicológicos y físicos (los llamados receptores del dolor). Además, sea cual sea el origen de ese dolor, la vivencia del mismo dependerá de la estructura de la personalidad, de la historia individual y del significado que el dolor tenga para esa persona. Así, podemos decir que el dolor es una experiencia ligada, por ejemplo, a factores subjetivos.

El dolor existe y, como hemos dicho anteriormente, es una experiencia común a todos. Pero el umbral en el que se empieza a sentir, la forma en la que se experimenta y expresa es diferente en cada persona.

La manera en la que percibimos y expresamos el dolor está influenciada por la genética, el carácter, la experiencia, la cultura y el entorno.

El dolor puede llegar a ser una sensación que aísla y este aislamiento puede estar motivado por la idea de sentirse incomprendido o diferente, ya que muchas personas que padecen una dolencia crónica, tienden a concentrarse en ella. Cualquier ruido o factor estresante les puede llegar a afectar de manera mucho más intensa o pueden llegar a ver limitadas sus capacidades personales

No obstante, el aislamiento no es la opción más correcta. En cambio, si conseguimos estar activos, manteniendo nuestra mente ocupada en otras cosas, reducimos la sensación de dolor.

Lo que ocurre en otras muchas situaciones, es que, estas personas que padecen una dolencia crónica o un malestar psicológico intenso, suelen hablar con frecuencia de sus sensaciones negativas en el entorno que les rodea, llegando a crear una especie de rechazo en el mismo.

También nos puede afectar el dolor de otro, llegando a sentir indefensión, impotencia, al ver limitadas nuestras herramientas para reducir el malestar que están sintiendo nuestros seres queridos, las personas a las que cuidamos,…

Tenemos que ser conscientes de que el sufrimiento no es una condición del dolor. Sí es una sensación conectada al mismo, una decisión, una actitud ante el mismo  que nos puede llevar a la exageración, a la propia desesperación. Sufrir es una forma de asumir el dolor, y si  somos capaces de prepararnos psicológicamente para él mismo, vamos a afrontarlo mucho mejor.

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Leave a Reply

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Type to Search

See all results