Otitis en los niños: qué hacer

Medicina de familia

 

Es un proceso muy frecuente. Prácticamente tres de cada cuatro niños presentan una otitis por debajo de los dos años y lo importante es cuando esa otitis es repetitiva y puede causar una pérdida de audición o un problema a largo plazo.

El síntoma más importante y más frecuente es el dolor, que en los niños pequeños se puede manifestar como un insomnio o un llanto al dormir, o simplemente por un rechazo de las tomas, especialmente cuando toman el pecho o el biberón.

La fiebre solo aparece en la mitad de los casos y es más frecuente cuando el niño es pequeño.

A veces la presión en el tímpano hace que éste se perfore y haya una salida de un líquido purulento del conducto auditivo externo. En este momento cede el dolor y esta perforación se cierra sola en unos tres, cuatro días.

Las otitis, la causa más frecuente es infecciosa y puede requerir tratamiento antibiótico oral durante cinco a diez días.

Desde el punto de vista preventivo y bajo el aspecto ambiental, podemos tomar las siguientes medidas:  incrementar la lactancia materna, porque supone un aumento de las defensas y un menor número de reflujo y con ello prevenimos otitis; En el caso que utilicemos lactancia artificial, dar al niño el biberón de manera más incorporada; Hay que evitar el tabaco en el entorno del niño y en el caso de otitis recurrentes, sería aconsejable evitar la guardería en la medida de lo posible, o al menos, que esas guarderías tuvieran el menor número de niños en sus aulas.

Otras medidas que podemos tomar desde el punto de vista anatómico es evitar la obstrucción nasal, haciendo lavados de suero fisiológico muy frecuentes cuando el niño tenga un proceso catarral y valorando la posible obstrucción por adenoides, en caso de otitis recurrentes por parte del otorrino.

Artículos relacionados  Afectación y tratamiento del dolor

Para evitar las causas de las otitis, tenemos algunas medidas que podemos aplicar: lo primero es descartar que haya un factor alérgico, que produzca inflamación de la mucosa y eso genere las otitis de repetición.

Por otra parte podemos evitar factores infecciosos mediante el uso de vacunas. Existen algunas con una eficacia ya probada, como puede ser la vacuna de la gripe y especialmente la del neumococo.

Y actualmente se está utilizando vacunas intranasales bacterianas, frente a los gérmenes más frecuentes, con unos resultados muy alentadores.

En el caso de que sea una otitis serosa crónica, que condiciona una pérdida de audición, sería recomendable el que acudiesen a un otorrino para la posible colocación de tubos de drenaje transtimpánicos.

Fuente: Doctora Reyes López de Mesa, Especialista del departamento de Pediatría de la Clínica Universidad de Navarra

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.