SINTOMAS DE LA ANSIEDAD

Nuestro organismo está diseñado de tal manera que percibimos diversas señales del mundo externo a través de nuestros sentidos y las procesamos en nuestro cerebro para que podamos reaccionar ante ellas

Rate this post

Nos comunicamos con el mundo real y pensamos a través de los mismos. Podemos decir que primero pensamos y después sentimos.

Cuando estas señales que recibimos de nuestro entorno son de “alerta de peligro”, nuestro cuerpo actúa de la forma que sabe y nos prepara para huir y evitar dicho peligro. Así, ante estas situaciones, nuestro corazón bombea más sangre, la respiración se vuelve más agitada y el sistema motor se prepara para salir corriendo y evitar esa situación. Esta respuesta es totalmente adaptativa.

El problema de la Ansiedad es que, el cerebro cree que existe un peligro real a través de los pensamientos cuando la realidad es otra y,  nada de lo que está sucediendo supone un peligro real para la vida.

Supongamos que montas en un avión. Por muy seguros que estos sean, si tu cerebro piensa que el avión se va a caer, te enviará síntomas de Ansiedad y la respuesta será de huida o evitación.

Racionalmente sabes que esos pensamientos no son ciertos pero tu cerebro se los cree firmemente. Así, el cerebro piensa que algo malo te va a suceder y te envía síntomas de Ansiedad.

La Ansiedad se manifiesta de muchas maneras. Muchos de sus síntomas están relacionados con esta preparación que nuestro cuerpo realiza para poder huir de la situación de peligro.

Vamos a clasificar los síntomas de la Ansiedad en cinco grandes grupos:

1-    Miedos:

Miedo a morir, a sufrir un infarto, miedo a sufrir una crisis de Ansiedad, miedo a viajar, a volar en avión, miedo a estar lejos de casa, a los ascensores, miedo a los animales, a las inyecciones, miedo a estar sólo o con mucha gente,….

2-    Pensamientos repetitivos:

Son esos pensamientos, esas imágenes, esos impulsos que aparecen en tu cabeza y no los puedes esquivar. Por ejemplo: lavado compulsivo de manos, comprobaciones repetitivas (comprobar que la puerta del armario está cerrada, que has apagado los fuegos de la cocina,…) rituales a la hora de hacer las cosas, repetir ciertas palabras compulsivamente,…

3-    Sensación de pérdida de control:

Sensación de que vas a dañarte o de que eres capaz de dañar a otras personas,…

4-    Huida/Evitación:

Evitas o huyes de diferentes situaciones que te hayas encontrado de forma inesperada,…

5-    Respuestas físicas y psicológicas:

Respiración agitada, sensación de ahogo, palpitaciones, sensación de que “el corazón se sale del pecho”, sudoración, tensiones musculares sin motivo, micción frecuente, sensación de hormigueo en las extremidades, agitación temblores, sensación de atragantamiento, zumbidos en los oídos, malestar abdominal, vómitos, nerviosismo, irritabilidad, cambios de humor, dificultad para concentrarse, incapacidad para disfrutar de diferentes situaciones de la vida, preocupación excesiva por hacer las cosas mal, cambios de humor, falta de confianza en uno mismo, sensación de cansancio, trastornos de sueño, problemas de autoestima, comer, beber o fumar en exceso,…

La ansiedad clínica (en sus diferentes variedades) es uno de los trastornos psicológicos más incapacitantes. Es importante, que ante cualquier síntoma, acudamos a los profesionales adecuados para impedir que el trastorno se enquiste.

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Leave a Reply

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Type to Search

See all results