Trastorno de Estrés Post- Traumático

Mentales

Es una afección psiquiátrica que se presenta en personas que han vivido eventos traumáticos y de mucho impacto. La persona presenta lapsos mentales que lo hacen revivir la situación que originó el trastorno, y acompañado de pesadillas recurrentes. Quienes lo padecen, manifiestan altos niveles de estrés ante situaciones que les recuerden el hecho traumático.

¿Cómo se genera?

El TEPT se genera luego de situaciones de alto estrés que signifiquen un trauma en la persona. Algunas de las situaciones que podrían desencadenar el trastorno son:

  • Accidentes automovilísticos
  •  Agresiones sexuales
  • Actos terroristas
  • Guerras
  •  Desastres naturales
  •  Secuestros
  •  La muerte repentina de un ser querido, etc.

Cada persona tiene una forma distinta de reaccionar ante estas situaciones, y cada cerebro responde diferente. Ante un evento de gran impacto, dos zonas del cerebro se encargan de procesar la información: La amígdala y el hipocampo.

La amígdala es la que se encarga de transmitir las respuestas químicas y físicas ante la situación de amenaza. El hipocampo, funciona como nexo entre la memoria y la reacción ante las posibles amenazas. Si estas dos áreas se ven afectadas, el individuo confunde y distorsiona la realidad. Cuando el sujeto relaciona algún hecho cotidiano con el evento traumático, cae en un episodio nervioso.

El trastorno está directamente relacionado a la memoria, y se generan recuerdos intrusivos. Estos aparecen involuntariamente y causan un gran nivel de angustia, estrés y pánico en los individuos afectados.

¿Qué síntomas se presentan?

Los síntomas pueden presentarse inmediatamente después de una experiencia traumática, o en algunos casos, después de meses o años. Los afectados de TEPT manifiestan cambios importantes en su conducta, como por ejemplo:

  • Asustarse con facilidad.
  • Ataques de pánico o ansiedad.
  • Evitar situaciones que les recuerden la experiencia negativa.
  • Falta de afectividad
  • Falta de interés en actividades que solían disfrutar
  • Irritabilidad y agresividad ante la mínima situación estresante.
  • Aislamiento
  • Depresión.
  • Evitan a personas, lugares o cualquier elemento relacionado a la experiencia negativa.
Artículos relacionados  Infidelidad en la red...

El TEPT puede surgir en personas de distintas edades, desde niños de 6 años en adelante.

¿Cómo tratarlo?

El tratamiento para el TEPT va enfocado en mejorar la vida del paciente enseñándole estrategias para lidiar con sus síntomas.

 A través de la terapia psicoanalítica, terapia cognitiva conductual, terapia grupal y terapia de exposición. Esta última consiste en hacer que el paciente enfrente de forma segura situaciones que lo asuntan o alteran. El objetivo es que la persona pueda superar la situación de manera efectiva.

El trastorno tiene cura, al seguir el tratamiento y las terapias. En casos de depresión severa, se procede a medicar, únicamente bajo la supervisión médica. El papel de los familiares o grupo social del afectado, juega un papel fundamental en el proceso de curación. El apoyo que reciba será determinante en su progreso, pues ante sentimientos de vulnerabilidad, la sensación de protección contribuye a la mejora y eficacia del tratamiento.

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.