Trastornos Alimenticios

Son afecciones que impactan en la salud mental y en la conducta alimenticia. En general, están ligados a problemas emocionales, y se presentan en hombres y mujeres de diversas edades. El padecimiento de estos trastornos afecta significativamente la salud física y mental, en casos graves, puede llegar a ser mortal.

Causas.

A pesar de no conocer la causa exacta, se cree que estos trastornos tienen su origen en circunstancias determinantes. Entre ellas, la depresión, ansiedad, y factores sociales, como la idealización de la belleza basada en la delgadez. Problemas de autoestima, familiares, o presión social.  

Tipos de trastornos alimenticios.

Los tipos de trastorno de alimentación más comunes que se conocen son:

Anorexia Nerviosa: 

Se caracteriza por evitar la ingesta de alimentos. Los anoréxicos reducen drásticamente los alimentos que consumen, El desorden viene acompañando de otro tipo de trastorno, la dismorfia corporal. Este afecta la percepción de la persona sobre su propia imagen. Hace ver características físicas que no corresponden a la realidad.

Este trastorno, afecta a mayor cantidad de mujeres que a hombres, y representa la tasa de mortalidad más alta de trastornos alimenticios.

Bulimia Nerviosa:

Representa una relación de amor y odio con los alimentos. Quienes lo padecen tienen atracones de comida, que luego expulsarán mediante la inducción del vómito o laxantes. Los bulímicos suelen ayunar y obsesionarse con el ejercicio físico, una característica que también presentan algunos anoréxicos.

Atracones de comida:

Este desorden se basa en comer son control. Las personas siguen comiendo incluso si están llenas, y el atracón viene acompañado de un sentimiento de culpa y vergüenza. Quienes lo practican con mucha frecuencia, presentan sobrepeso u obesidad.

Síntomas.

Los síntomas son diferentes dependiendo de a que tipo de trastorno nos referimos. Aunque, coinciden en un factor determinante, la comida, y la relación que maneje el afectado con ella.

En el caso de la anorexia, los síntomas son:

  • Pérdida excesiva de peso.
  • Fatiga.
  • Obsesión por las calorías.
  •  Insomnio.
  • Debilidad en cabello y uñas.
  • Ausencia de menstruación.

Si se trata de Bulimia, los síntomas son:

  • Atracones de comida.
  • Frecuentes idas al baño luego de comer.
  • Obsesión por el ejercicio.
  • Problemas gastrointestinales.

Y en el caso de los atracones de comida:

  • Comer más rápido de lo normal.
  • Seguir comiendo aun cuando ya se está lleno.
  • Enojo, frustración y culpa luego de comer.

¿Cómo detectar un trastorno alimenticio?

Si bien, algunos síntomas se presentan notoriamente en ciertos individuos, en otros no son fáciles de detectar. Las personas que padecen trastornos alimenticios suelen ser muy astutas para ocultar la situación.

 Sin embargo, puede detectarse algún cambio en la conducta. Por ejemplo, cuando sustituyen actividades que solían disfrutar, se alejan de reuniones sociales, o se niegan a  comer en público. Estos no son exactamente síntomas. Son manifestaciones conductuales externas que reflejan una gran preocupación por el peso y la imagen corporal.

Tratamiento.

El tratamiento dependerá del nivel de gravedad del trastorno. Cada método se adapta a las necesidades del individuo. La psicoterapia, puede ayudar al paciente a mejorar su relación consigo mismo. La terapia familiar y grupal son otras alternativas. Es recomendable el asesoramiento nutricional, para que la persona tenga un peso saludable y sepa manejar su relación con la comida.

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Leave a Reply

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Type to Search

See all results