Una sonrisa por favor

Mentales

¿Alguna vez te has parado a pensar en todo lo bueno que contagia el virus de la sonrisa?

Cuando somos pequeñitos nos reímos sin parar, regalamos sonrisas al entorno que nos rodea, somos tan felices…

sonrisa

¿Cuántas veces has oído eso de “bendita infancia, ¡qué felicidad…!”? 

Vamos creciendo y asociamos la madurez con la seriedad y la responsabilidad, poco a poco nos convertimos en seres realistas y nos olvidamos de soñar. Así, limitamos la sonrisa a nuestro entorno más cercano y son muy pocas las ocasiones en las que regalamos una sonrisa a alguien desconocido…

Cuando sonreímos le estamos diciendo a esa otra persona que comparta ese momento con nosotros, así el otro también sonríe y, en ese preciso momento, los pensamientos negativos quedan relegados a un segundo plano. Además, cuando dirigimos esa sonrisa a otra persona se genera una sensación de compañía, aunque seáis dos desconocidos caminando por una gran ciudad, entre la multitud…

Las conversaciones entre personas desconocidas suelen iniciarse con el intercambio de una sonrisa y muchas veces es, esta misma sonrisa, la que cubre el espacio que no puede llenar una palabra. Así mismo, cuando sonreímos alcanzamos una agradable sensación de bienestar personal y unión con los demás. Con una simple sonrisa podemos olvidar por un momento el dolor que estábamos sintiendo, el motivo por el que te habías enfadado, puede sacarte de la negatividad de tus problemas, de la rutina de cada día,…

La sonrisa está relacionada con momentos felices, situaciones en las que estamos contentos, con buenas noticias,…

Ahora que eres consciente de la magia que tiene una simple sonrisa, anímate a regalar sonrisas a los demás, seguro que los resultados son infalibles. Te va a costar muy poco, las sonrisas son gratis y además se contagian… Sonríe a tus seres queridos, a tus amigos, pero sonríe también al panadero que todos los días te vende el pan, sonríe cuando entres en una tienda, en el ascensor, sonríe a tus vecinos, a tu compañero de asiento en el tren,… Es entonces cuando vas a ser consciente de que sonriendo se generan buenas emociones y en estos tiempos que corren de negatividad, ya nos viene haciendo falta….

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin
Artículos relacionados  Aprendiendo a envejecer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.