Vivir sin miedo a equivocarse, creer en uno mismo

El temor a equivocarse tiene mucho que ver con la falta de autoestima. La confianza en uno mismo es un componente esencial de la salud psíquica

Rate this post

Las personas que se han desarrollado bajo un ambiente en el que se han sentido valoradas, estimuladas, que no han sido castigadas ante cada error cometido, a las que les han dado la opción de elegir, aunque luego se hubieran equivocado,… son personas que han aprendido a través de su experiencia personal, son más fuertes y siempre van a estar más dispuestas a probar caminos diferentes, dejando de lado al miedo…

Así, esta confianza básica comienza a establecerse cuando han confiado en nosotros, cuando nos han valorado y nos han hecho ver que se nos amará por lo que somos, no por lo que consigamos en esta vida. En todo este proceso juega un papel importantísimo la figura de los progenitores y la educación con la que nos hemos desarrollado.

Es importante fomentar en los más pequeños que no van a depender de sus éxitos para ser queridos y que equivocarse forma parte de la experiencia de la vida. Los fallos que cometan por el camino no van a hacer que sean peores personas.

Y a pesar de que no hayamos crecido en un ambiente en el que se fomenten estos ideales, siempre tenemos la puerta abierta para comenzar a creer en nosotros mismos. Tenemos derecho a creer en lo que somos y en lo que valemos.

Asimismo, tenemos derecho a realizar este cambio en nosotros mismos, animándonos a nutrirnos de la experiencia de la vida, con sus cosas buenas y sus cosas no tan buenas. Es nuestro derecho probar, elegir,  equivocarnos,  no tener miedo a las consecuencias, aprender de nuestros errores,…

Únicamente las personas que se equivocan aprenden, ya que en la medida en la que toman conciencia de esas experiencias, van desarrollando sus habilidades.

No podemos olvidar que también tenemos derecho a dudar, tenemos derecho a tener miedo ya que así afinaremos nuestros recursos, estaremos más atentos. Lo que no podemos permitir es que estas emociones nos lleguen a paralizar.

Tenemos que ser conscientes de los peligros que nos rodean, de los riesgos que podemos padecer.

Actuar, aún con miedo a equivocarnos, nos ayuda a crecer, nos hace seres más sencillos, aumenta nuestra autoestima y nos enriquece como personas. Pero no podemos permitirnos el lujo de temer a la vida.

Nuestro objetivo es alcanzar esa confianza básica que nos permita vivir en armonía con nosotros mismos y con los demás.

Puedes compartir este artículo en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin

Leave a Reply

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Type to Search

See all results